Viajes • Los rincones más salvajes de la Costa Brava

VIAJES

Los rincones más salvajes de la Costa Brava

Los rincones más salvajes de la Costa Brava
Valora:
/
5.005.005.005.005.00
3 votos

0 comentarios añadidos

Comentarios

6843 lecturas

Lecturas
13 / 07 / 2012

El litoral catalán es conocido por esconder rincones prácticamente vírgenes, especialmente en la Costa Brava. De Blanes a Portbou encontramos una cordillera repleta de pueblos con encanto, playas y calas que no dejan indiferente a nadie. Sus pinedas, contrastadas con el azul turquesa del mar y el grisáceo de las rocas, moldeadas por la fuerza del agua, son en muy buena parte las responsables de que la Costa Brava sea una de las zonas más visitadas de Cataluña durante los meses estivales.

 

El ambiente mediterráneo que desprende la Costa Brava es único y particular. Sus pueblecitos de pescadores transportan al turista a un entorno de tranquilidad y frescor. Entre ellos destacan perlas como Calella de Palafrugell, pueblo que acoge una de las citas más importantes del verano en la zona: la Cantada de Habaneras. Este acontecimiento brinda al público la posibilidad de gozar de conciertos en un ambiente idílico: al lado del mar y acompañados de la bebida típica que tomaban los pescadores para paliar el frío: el “ron cremat”. Además de sus populares habaneras, Calella de Palafrugell también es célebre por su panorámica típica de postal, llena de barquitos amarrados a las numerosas calas que la componen.

 

L’Escala, Sant Pere Pescador, Llançà y Cadaqués son otras de las localidades más preciadas de la zona. Dicen de esta última que es la más bonita de toda la costa catalana. Y no se equivocan mucho, porque durante muchos años Cadaqués sirvió de fuente de inspiración y meditación para muchos artistas del siglo pasado. Uno de ellos fue el pintor Salvador Dalí, cuya casa de verano es ahora un museo que los amantes del arte no deben pasar por alto. A pocos quilómetros se encuentra el Cap de Creus, inspiración de algunos de los cuadros de este artista.

 

La bahía de Roses, las ruinas de Empúries, las calas de Begur, la localidad de Tossa de Mar - con una de las murallas medievales más importantes de la Costa Brava- así como los núcleos medievales de Pals, Peratallada o Púbol no pueden tampoco pasarse por alto.

 

La costa Brava brinda también al viajero la oportunidad de adentrarse en su naturaleza más salvaje. Una buena forma de hacerlo es seguir el antiguo camino de Ronda, un GR que bordea la Costa Brava desde el primer hasta el último pueblo. Así se puede llegar a calas llenas de encanto, tanto de arena como de piedra, algunas de ellas prácticamente vírgenes y sólo accesibles a pie.

 

Además de gozar de los paisajes, la Costa Brava también nos ofrece una amplia oferta de actividades. Desde dar un paseo en barco por las Islas Medas, enclavadas frente a la playa del Estartit, hasta practicar surf o kitesurf en la larga playa de Sant Pere Pescador, disfrutar de la biodiversidad que contiene el fondo marino en la zona norte o, para los más atrevidos, sentir la adrenalina en estado puro al lanzarse en paracaídas en Empuriabrava. En definitiva, un sinfín de alicientes invitan a visitar la Costa Brava.

 


PARA MÁS INFORMACIÓN:  www.es.lastminute.com

Escrito por: lastminute.com
Redmujer.com
Valora:
/
5.005.005.005.005.00
3 votos

COMENTARIOS

más relacionados...
Los rincones más salvajes de la Costa Brava El litoral catalán es conocido por esconder rincones prácticamente vírgenes, especialmente en la Costa Brava. De Blanes a Portbou encontramos una cordillera repleta de pueblos con encanto, playas y calas que no dejan indiferente a nadie. Sus pinedas, contrastadas con el azul turquesa del mar y el grisáceo de las rocas, moldeadas por la fuerza del agua, son en muy buena parte las responsables de que la Costa Brava sea una de las zonas más visitadas de Cataluña durante los meses estivales.
5.00 3

Términos y condiciones | Contacta con nosotros | Publicidad

©2011-2017 Hispanetwork Publicidad y Servicios SL

Viajes • Los rincones más salvajes de la Costa Brava